Coordinación de actividades empresariales: Diez Años Después

Prevencion_Riesgos_LaboralesHace diez años, entró en vigor el REAL DECRETO 171/2004, de 30 de enero, por el que se desarrolla el art. 24 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, en materia de coordinación de actividades empresariales.

El objetivo era y es la aplicación coherente y responsable de los principios de la acción preventiva establecidos en el art. 15 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, por parte las empresas concurrentes en el centro de trabajo y que persigue:

      • La aplicación correcta de los métodos de trabajo por las empresas concurrentes en el centro de trabajo.
      • El control de las interacciones de las diferentes actividades desarrolladas en el centro de trabajo, en particular cuando puedan generar riesgos calificados como graves o muy graves o cuando se desarrollen en el centro de trabajo actividades incompatibles entre sí por su incidencia en la seguridad y la salud de los trabajadores.
      • La adecuación entre los riesgos existentes en el centro de trabajo que puedan afectar a los trabajadores de las empresas concurrentes y las medidas aplicadas para su prevención.

Todo ello se traduce en el intercambio mutuo de información sobre los riesgos existentes, medidas de actuación ante emergencias, reuniones periódicas y otros medios de coordinación que se puedan dar.

Pero la aplicación de este Real Decreto, no parece haber creado el efecto deseado. En diez años de vida, la mayoría de las coordinaciones que se han hecho entre empresas concurrentes ha consistido en meros intercambios de “cromos” para cumplir el trámite ante la Ley, sobre todo en empresas del sector servicios. Además, ha sido tal la fiebre por ese intercambio de papeles que se ha olvidado el espíritu que quería transmitir el Real Decreto que no es otro que es el de la interacción directa entre las empresas concurrentes con el único objetivo de velar por la seguridad y salud de las personas, además de mejorar los sistemas ya implantados.

coordinacion_actividades

No obstante, la obsesión por tanto papel ha degenerado en otras prácticas que se han convertido en norma no escrita. Dichas prácticas que no tienen nada que ver con la prevención de riesgos laborales, pero que hacen que las empresas “duerman” tranquilas. Además de los clásicos documentos de evaluación de riesgos, medidas de emergencia e instrucciones varias, ahora se añaden documentos como TC1, TC2, certificados de estar al corriente de pagos con la Seguridad Social, certificados de haber pagado los salarios de los trabajadores, seguros varios, etc.

Todo esto ha generado una carga importante de trabajo a los departamentos de prevención de las empresas que, ante tanto papel que procesar, se han convertido en meros administrativos dejando poco lugar al trabajo de campo.

Para aliviar y tratar de homogeneizar la coordinación, no tardaron en salir las aplicaciones informáticas y así hacernos la vida más fácil. Todo comenzó con la salida de algunas plataformas gratuitas y desde entonces han proliferado sin parar, creando un nuevo nicho de negocio y, al mismo tiempo una fuente importante de empleo ya que, empiezan a verse en algunas empresas, departamentos de coordinación de actividades empresariales, dentro de los mismos departamentos de PRL, personas dedicadas en exclusiva a gestionar las diferentes plataformas que puedan existir en el mercado. En las empresas de servicio, esto puede llegar a ser una locura ya que tienen que subir la documentación que exige cada cliente a la plataforma que cada cual ha comprado para la gestión de la coordinación. Hay plataformas similares, otras muy diferentes entre sí, y unas más intuitivas que otras.

Como conclusión, creo que este apartado de la prevención tiene mucho que madurar todavía para alcanzar el espíritu original que persigue. Por el momento, en mi opinión, sólo ha habido un progreso tecnológico más que en seguridad y salud. El tiempo dirá cómo salir del bucle en que nos hayamos inmersos constantemente.

Anuncios

Acerca de Raúl Martínez de la Cruz

Soy Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales en las especialidades de Seguridad en el Trabajo, Higiene Industrial y Ergonomía y Psicosociología aplicada. Licenciado en Psicología y Master en Dirección y Gestión del Capital Humano en la Empresa. Desde 2004 he dedicado mi actividad profesional al ámbito los Recursos Humanos, y en 2007 descubrí mi pasión por la Prevención de Riesgos Laborales, área a la que me dedico desde entonces, especializándome en el sector servicios. Desde este blog, en el que colaboro, espero poder compartir mis conocimientos y crear temas de debate que nos ayuden a mejorar, generar, transmitir conocimientos, y crear sinergias… ¿ Nos ayudas?
Esta entrada fue publicada en PRL y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Coordinación de actividades empresariales: Diez Años Después

  1. Raúl un gran tema para tu primer post. Realmente la PRL ha entrado en una dinámica en la que lo importante parece ser cumplir la burocracia, en vez de centrarse en revisar los riesgos.

No lo dudes y deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s