La jornada intensiva ¿una “utopía” para los españoles?

jornadaEste es uno de esos casos en los que España, no parece seguir la senda de sus hermanos europeos.

El principal obstáculo para implantar este tipo de jornada son los aspectos culturales y los hábitos adquiridos.  En España parece que está impregnada en nuestro ADN, la idea de que estar un mayor número de horas en el trabajo y que “tu jefe te vea”, significa un mayor esfuerzo. En el fondo, con este pensamiento, parece que lo que prima es la presencia frente a la intensidad y eficacia en el trabajo.

Hoy día en nuestro país pocos trabajadores tienen jornada continua,  incluso es tan inusual, que los que gozan de este tipo de jornada son señalados por la sociedad española como “privilegiados”, y lejos de ser fuente de inspiración para otros, en muchas ocasiones son objeto de críticas por disfrutarla.

Y yo me planteo la siguiente duda: ¿Es tan difícil que las empresas se den cuenta de los beneficios que supone adoptarla?

Pues parece que sí. Estamos en pleno siglo XXI y las empresas en España aún no se han dado cuenta de las bondades que suponen para su productividad la adopción de la jornada continua,  porque a pesar de que es por todos conocido que el horario laboral determina el rendimiento del personal, las empresas siguen teniendo cierta reticencia sobre su aplicación por el temor de que ésta repercuta en su productividad, cuando en realidad su implantación supone una mejor racionalización de la jornada laboral y en consecuencia una mayor eficacia y eficiencia del trabajo realizado.

Es cierto, y eso no podemos negarlo, que existen sectores en los que es mucho más complicado realizar una flexibilización de la jornada laboral y que este tipo de jornadas es difícil que se llegue a implantar, pero estas excepciones no deben suponer un impedimento para que la mayoría pueda acogerse, al menos, a rebajar a una hora el tiempo dedicado a la comida y establecer la hora de entrada al trabajo un poco antes,  sobre todo si tenemos en cuenta que en general somos más efectivos por las mañanas, dato que se desprende de un estudio realizado por Workmeter que apunta que la franja horaria más productiva es la que va de las 10:00 a las 11:00 y que somos mucho más efectivos los viernes. En este sentido y según podemos leer en elconomista.es Joan Pons, CEO de Workmeter, señala que “El hecho que muchas empresas hagan jornada intensiva los viernes, hace que los trabajadores sean más productivos por las mañanas. Un dato importante a la hora de evaluar la idoneidad de las maratonianas jornadas laborales que se hacen en España”.

Debemos subrayar que se han ido dado pasos, como la adopción de este tipo de jornadas en las épocas estivales. Pero ¿por qué no hacer lo mismo el resto del año? Creo que una manera sencilla de confirmar si supone un beneficio o no para la empresa la aplicación de estas jornadas, sería a través de la medición de la productividad en las empresas durante los meses de verano en los que se mantiene un horario continuado,  pudiendo así constatar si  existe en ellas una menor, igual o mayor productividad que la registrada durante el resto del año. El resultado de esta medición podría ser concluyente para adoptar estas mismas medidas no sólo durante el periodo veraniego sino también durante el resto del año.

Por otro lado creo que debemos poner rumbo hacia políticas empresariales que implanten en las empresas sistemas de medición del rendimiento y la efectividad laboral, en vez de horas de fichaje, que sólo repercuten en un control sobre las horas de presencia de un trabajador en su puesto de trabajo y no en su capacidad para realizar el trabajo.

más horas no es equivalente a mayor productividad.

más horas no es equivalente a mayor productividad.

Y en general qué supone realmente la racionalización de nuestros horarios y la adopción de un horario de trabajo concentrado,  a continuación vemos los puntos más importantes:

    • Los empleados valoran positivamente que se adopten medidas que faciliten la forma de conciliar su la vida social y familiar con la laboral, lo que suelen redundar en una mejor disposición de éstos para el trabajo y una mayor satisfacción al realizarlo.
    • Los trabajadores satisfechos se identifican más fácilmente con la empresa, hay una relación más fluida y crece la afectividad entre empresa y trabajador.
    • Aumenta el rendimiento: El cumplimiento de objetivos por parte del trabajador es más efectivo y por tanto los resultados son mejores.
    • El disponer de más tiempo para la vida personal puede ayudar a reducir el estrés de los trabajadores, algo beneficioso para la empresa puesto que el estrés acumulado repercute negativamente en el rendimiento de los trabajadores.
    • Estimula la optimización del tiempo, el personal de la empresa emplea mejor sus horas de trabajo, al disponer de un menor número de horas para realizar las mismas tareas e incluso no llegan a desconectar totalmente en el descanso de la comida.
    • Incremento en la productividad, todas las razones expuestas anteriormente confluyen en una única y principal razón de peso. La productividad de los trabajadores se ve incrementada de manera significativa, algo de lo que se benefician tanto ellos como su empresa.

Para finalizar este post podemos concluir que la implantación de medidas de conciliación y de horarios racionales suponen  una mayor rentabilidad para el sector empresarial. Creo que la jornada continuada no debe ser una práctica utópica y que hemos de incorporarla a la realidad de nuestras empresas. Señores adoptémosla de una vez!!!.

Anuncios

Acerca de María José Rodríguez Bustamante

Apasionada de los RR.HH. en continuo aprendizaje. Master en Dirección y Gestión de Recursos Humanos. Especialista en Nóminas y Seguros Sociales e Intermediación Laboral. Decidida a contribuir con mi pequeño granito de arena es este desierto inmenso que es la RED
Esta entrada fue publicada en RRHH y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La jornada intensiva ¿una “utopía” para los españoles?

  1. Muy interesante Mª José, este tema es la “comidilla” en todas las empresas, sobre todo en las que no se aplican este tipo de jornadas. Además, en el contexto de crisis que vivimos, muchas empresas se plantean recortar o eliminar los periodos de jornada intensiva y la flexibilidad de hora de entrada y salida, obviando las bondades que expones en el artículo. El fantasma del presentismo y del trabajar muchas horas sigue en nuestro ADN, realmente es cierto que “Spain is different”.

    ¡Felicidades por la publicación!

    • Gracias Raúl, estoy de acuerdo contigo que es un tema vuelve a estar sobre la mesa, pero en vez de para ser aplicado cada vez más, para incluso plantearse en dar un paso atrás y eliminar o recortar las jornadas intensivas que se estaban aplicando. Esperemos que podamos eliminar ese fantasma poco a poco.

  2. Es muy clara la ” influencia ” Europea en las políticas de empleo y en los cambios legislativos realizado en nuestro país, pero los criterios de convergencia no han tenido en cuenta aspectos como los horarios de trabajo y la conciliación familiar y laboral.

  3. Mónica dijo:

    Totalmente de acuerdo, gracias por el artículo. Sería interesante también sopesar si sería conveniente reducir las jornadas, Creo que aunque hay que dedicar tiempo y esfuerzo al trabajo las jornadas son excesivas, a partir de un número de horas al día, desde mi punto de vista, el rendimiento es menor, un buen descanso y realizar otras actividades ayudará a que al día siguiente el rendimiento sea óptimo. Creo que a la mayoría, cuando nos comprometemos con algo, nos gusta hacer las cosas bien, esto es más probable si se dan las condiciones adecuadas. Un saludo

    • Mónica gracias por tu comentario. Sobre la reducción de jornadas actualmente ya se tiene en cuenta para situaciones concretas, como por ejemplo el cuidado de hijos. Y es posible que se debieran aplicar en más situaciones. Creo que, en todo caso, deberíamos ir hacia soluciones que fomenten la flexibilidad de jornada, es decir, que sea posible tener distintas duraciones de jornada en función del trabajo. Realmente si un trabajo puede hacerse en 6 horas ¿Por qué hacer 8?, lo que no quiere decir que en otros caso haya que hacer jornadas de 8 horas.

  4. migueldelavegapnl dijo:

    Reblogueó esto en Inteligencia Emocional & PNLy comentado:
    Gracias por comentarme y avisarme.
    Un saludo,

    Miguel Angel

No lo dudes y deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s