DEVENGOS O PERCEPCIONES

Se consideran como tales aquellas cantidades en dinero o en especie, que percibe el trabajador en distintos conceptos. La suma de todos los devengos es lo que se conoce como Salario Bruto.

Apartado Devengo  Nómina

Apartado Devengo Nómina

Nota: “El importe Bruto” o “Salario Bruto” es la cantidad a la que más tarde se restarán las deducciones con  el fin de calcular el líquido, que es el importe que recibe el trabajador.

Dentro de los devengos tenemos que distinguir entre:

1)      Percepciones Salariales:

Estas son la totalidad de retribuciones, en dinero o en especie, que el trabajador percibe como contraprestación a su prestación de servicios laborales.

Este tipo de percepciones retribuyen tanto el trabajo efectivo como los períodos de descanso computables como trabajo.

Se consideran períodos de descanso computables como de trabajo los siguientes:

  • El descanso semanal y el de días festivos.
  • Las vacaciones anuales.
  • Las ausencias justificadas al trabajo con derecho a retribución. (Licencias retribuidas) Art. 37 ET o las que refleje el convenio correspondiente.

Las percepciones salariales pueden ser:

1.1)            Salario en  Dinero: los conceptos más habituales son:

1.1.1) Salario Base: Esta percepción puede venir fijada por unidad de tiempo o de obra. Viene establecido en cada convenio laboral para cada trabajador en función de su puesto y su función.

1.1.2) Complementos Salariales: Cantidades que puede recibir el trabajador en relación al puesto de trabajo, y a la cantidad o calidad del trabajo realizado. En función de esto podemos distinguir:

a)      Complementos Salariales Personales: Están relacionados con las condiciones personales del trabajador. Dentro de estos podemos distinguir:

      • Antigüedad (en base al tiempo que lleva en la empresa).
      • Conocimientos especiales (por ejemplo: titulación, idiomas).
      • Cualquier complemento que haga referencia las condiciones personales del trabajador, uno de los más utilizados es el de “Mejora Voluntaria”, el cual se le incluye al trabajador de forma personal y para mejorar únicamente las condiciones económicas que se incluyen en el salario base.

b)    Complementos Salariales de Puesto de Trabajo: Retribuyen la singularidad de puesto de trabajo. Los más habituales son:

      • Nocturnidad: se recibe cuando el empleado realiza su trabajo en horario nocturno (se considera horario nocturno el de 10 de la noche a 6 de la mañana). Si el salario se hubiera pactado atendiendo a que el trabajo es nocturno por su propia naturaleza o si acuerda la compensación de este trabajo en descansos, no procedería el cobro de este complemento.
      • Penosidad, toxicidad, peligrosidad: si la actividad desarrollada por un trabajador, en su puesto de trabajo, sea considerada penosa, toxica o peligros, es decir que en general pueda dañar su salud, se establecerá un complemento por  convenio colectivo o por contrato de trabajo.
      • Turnicidad: este complemento se suele abonar cuando el trabajador realiza turnos rotativos.

c)    Complementos de Calidad o Cantidad del Trabajo: Se abonan en función de una mejor calidad o una mayor cantidad en la realización del trabajo ofrecido por el trabajador. Algunos de los complementos más habituales son:

      • Primas, incentivos, pluses de actividad: se abonan determinados por que el rendimiento del trabajador sea superior al normal.
      • Comisiones: Son aquellas retribuciones que se pagan al trabajador en función del volumen de beneficios generado por ese empleado.
      • Asistencia y puntualidad: este premia al trabajador por cumplir los horarios de forma diligente, puntual y continuada. Suele venir determinado por el convenio colectivo.
      • Horas extraordinarias y complementarias: Las horas extraordinarias son aquellas horas que realiza el trabajador por encima de la duración de su jornada laboral. Deberán ser retribuidas como mínimo al mismo precio que las horas ordinarias o compensarse con descanso en los cuatro meses siguientes a su realización. Las horas complementarias son el equivalente a las horas extraordinarias cuando el trabajador cuenta con un contrato a tiempo parcial. Será retribuidas al mismo precio que las horas ordinarias.

1.1.3) Retribuciones de vencimiento superior al mes: Son aquellas retribuciones de carácter periódico, no esporádicas, cuya periodicidad supera el mes. Todas ellas se devengan día a día, es decir, Si el trabajador es contratado o extingue su contrato una vez iniciado el año, tendrá derecho a la parte proporcional de esas remuneraciones o pagas que se hubieran generado hasta esa fecha, en definitiva, se le abonará la cantidad de las mismas en proporción al tiempo trabajado durante ese año. Distinguimos tres tipos:

a)   Pagas extraordinarias: Los trabajadores tienen derecho a dos pagas extraordinarias al año como mínimo (Art.31 del ET). Una de ellos debe ser abonada en Navidad y la fecha de abono de la otra vendrá determinada por el convenio o por acuerdo entre el empresario y los representantes legales de los trabajadores. El Convenio Colectivo  o contrato individual puede fijar que las pagas extraordinarias se distribuyan en 12 mensualidades (prorrateo de las pagas). El devengo puede ser anual o semestral fijándose este en el convenio.

b)   Participación en beneficios: Esta puede establecerse mediante convenio colectivo o por contrato. Esta puede ser una cantidad fija o variable y deberá ser abonada anualmente.

c)   Otras Gratificaciones Extraordinarias: Por convenio o contrato individual puede establecerse un mayor número de gratificaciones extraordinarias al año.

1.2)            Salario en  Especie: Constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda. (Art. 42.1 de la Ley 35/2006 de 28 Nov., sobre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

En ningún caso, el salario en especie podrá superar el 30 por 100 de las percepciones salariales del trabajador, ni dar lugar a la minoración de la cuantía íntegra en dinero del salario mínimo interprofesional. (Art. 26.1 ET)

Las retribuciones en especie deberán valorarse económicamente según los criterios establecidos en el Art. 43 de la Ley 35/2006 de 28 Nov, sobre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de la ley del I.R.P.F.

Las retribuciones en especie pueden venir establecidas por convenio colectivo o contrato individual.

Algunas de las percepciones salariales que tienen la consideración de salario en especie son:

    • La utilización de vivienda por razón de cargo o por la condición de empleado público o privado.
    • La utilización o entrega de automóviles.
    •  Los préstamos con tipo de interés inferior al tipo legal del dinero.
    • Las primas o cuotas satisfechas por la empresa en virtud de un contrato de seguro u otro similar, salvo las de seguro de accidente laboral o de responsabilidad civil.
    • Manutención, hospedaje, viajes y similares (en el supuesto que se realicen como premio o regalo por parte del empresario, no hay que confundir con confundirlo con los gastos de locomoción, estancia y manutención, los cuales son retribuciones dinerarias.)
    • Las cantidades satisfechas por los empresarios a planes de pensiones a favor de los trabajadores. (en este caso aunque se considera especie según jurisprudencia << No puede afirmarse de manera clara y rotunda el carácter salarial de la aportación de la empresa a los Fondos de Pensiones >>
    • Las cantidades destinadas a gastos de estudio particulares del trabajador (que no estén directamente por ellos para la actualización, capacitación o reciclaje de su personal) y gastos de estudio de personas vinculadas por parentesco al trabajador.

2)      Percepciones No Salariales o Extrasalariales:

Son aquellos abonos que realiza el empresario que no retribuyen ni el trabajo efectivo realizado por el trabajador ni tampoco los períodos de descanso que se computan como de trabajo. Según el Art.26.2 ET << No tendrán la consideración de salario las cantidades percibidas por el trabajador en concepto de indemnizaciones o suplidos por los gastos realizados como consecuencia de su actividad laboral, las prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social y las indemnizaciones correspondientes a traslados, suspensiones o despidos >>

Por tanto las percepciones que se consideran extrasalariales serán:

a)      Las asignaciones para gastos de locomoción del trabajador que se desplace fuera de su centro habitual de trabajo para realizar el mismo en lugar distinto.

b)     Las asignaciones para gastos normales de manutención y estancia generados en municipio distinto del lugar del trabajo habitual del perceptor y del que constituya su residencia, en la cuantía y con el alcance previstos en la normativa estatal reguladora del Impuesto sobre la Renta de la Personas Físicas.

c)      Las indemnizaciones por fallecimiento y las correspondientes a traslados, suspensiones y despidos.

      • Las indemnizaciones por fallecimiento y las correspondientes a traslados y suspensiones estarán exentas de cotización hasta la cuantía máxima prevista en norma sectorial o convenio colectivo aplicable.
      • Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador estarán exentas en la cuantía establecida con carácter obligatorio en la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.
      • En el caso de las indemnizaciones por despido abonadas con anterioridad al acto de conciliación, estarán exentas sólo  lo que no excedan de la  indemnización que hubiera correspondido en el caso de que éste hubiera sido declarado improcedente, y  si no se trata de extinciones de mutuo acuerdo en el marco de planes o sistemas colectivos de bajas incentivadas.
      • En caso de las Indemnizaciones por los supuestos de despido o cese como consecuencia de despidos colectivos, tramitados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 de la citada Ley, siempre que en ambos casos se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.

d)      Las prestaciones de la Seguridad Social, las mejoras de las prestaciones por incapacidad temporal concedidas por las empresas.

 e)     Las asignaciones destinadas por éstas para satisfacer gastos de estudios dirigidos a la actualización, capacitación o reciclaje del personal a su servicio, cuando tales estudios vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo.

 f)      Las horas extraordinarias (salvo para la cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad). No obstante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social podrá establecer el cómputo de las horas extraordinarias, ya sea con carácter general, ya sea por sectores laborales en los que la prolongación de la jornada sea característica de su actividad.

 ← GUÍA PARA ENTENDER TÚ NÓMINA                         
BASES DE COTIZACIÓN A LA S.S. Y OTROS CONCEPTOS  Y DE LA BASE IRPF→                                     

No lo dudes y deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s